"...Quien siempre sabe a donde va nunca llega a ninguna parte, y que sólo se sabe lo que se quiere decir cuando ya se ha dicho."
(Javier Cercas, La velocidad de la Luz)

domingo, 25 de mayo de 2014

Instante 54. El sueño desciende por las paredes

El sueño desciende por las paredes, arranca la pintura ya gastada. Se detiene en esa tela de araña, que olvidada en un rincón, se descompone. Se desliza por el suelo, sigiloso te atrapa por los pies y te recorre. Escribe palabras que brotan por tus dedos, palabras que alineas una a una mientras esperas que se cueza el arroz en la cocina o la luna venza a la nube que la persigue a lo largo de un cielo dibujado por las horas que pasaron dando gritos y dejaron unas huellas bien marcadas en el suelo que tu pisas cuando andas.
El sueño descompone la distancia y logras llegar a donde esperabas, mas las horas revientan la burbuja y te arrojan al punto de partida, a ese espejo que refleja ya tu cara, al grifo abierto, la cuchilla de afeitar y la rutina.

Instante 53. Torpeza

La torpeza de vivir
sin mirar lo que ocurre a tu costado.

La torpeza de buscar una salida
mientras blindas con silencios el espacio
en que habitas las mañanas y los días,
los segundos, los minutos y los años.

La torpeza de esperar que todo cambie
sin un beso, una caricia o un abrazo.

sábado, 24 de mayo de 2014

Instante 52. Extraviado

Extraviado por las esquinas,
sin más luz que las brasa de un cigarro,
espera el paso de la brisa
que ahuyente los inviernos que le acechan.

Atrapado en eternas inquietudes,
golpea las cadenas que lo atan
a unos sueños que moldean poco a poco
esa cama donde a veces reposa.

Deshojado por silencios permanentes
se despoja de palabras incrustadas,
se dibuja con el trazo equivocado
y emborrona poco a poco su silueta.

Extraviado, atrapado y deshojado
busca espacios donde el tiempo se detenga,
una orilla donde el mar lo rehaga
entre granos de arena, sal y olas...

lunes, 19 de mayo de 2014

Instante 51. En la oscuridad

Apago la luz
y en la oscuridad presiento
aquello que olvidamos
cuando corremos lejos,
lejos de lo que nos dibuja
en el espacio pequeño.

Espacio que habitamos juntos,
que juntos soñamos
y solo a veces tenemos
con el beso anhelado,
la suave caricia...
y el calor de un abrazo.

sábado, 10 de mayo de 2014

Instante 50. Un lugar sin nombre

Hay un lugar sin nombre.
Un lugar, a la luz de la luna,
donde escribimos silencios
y quedamos extraviados, perdidos.

Donde esperamos la llegada
de aquello que anhelamos y no aparece.
Donde guardamos los secretos
a la espera de contarlos al oído.

Donde descansamos al arrullo de amapolas,
jazmines, luciérnagas y sueños.
Donde respiramos lentamente
e intentamos encontrar un nuevo ritmo.

Un lugar que nos inquieta algunas noches,
cuando la iguana devora
lo que construimos horas antes
y nos muestra ese espacio ya vacío.