"...Quien siempre sabe a donde va nunca llega a ninguna parte, y que sólo se sabe lo que se quiere decir cuando ya se ha dicho."
(Javier Cercas, La velocidad de la Luz)

jueves, 25 de febrero de 2010

La fregona

Leo en la Wikipedia: “La fregona es una herramienta para limpiar el suelo. Fue inventada en Estados Unidos y posteriormente perfeccionada por el riojano Manuel Jalón Corominas hasta adquirir el aspecto actual. Consta de un largo mango, y una cabeza hecha de gruesos y suaves hilos de tela absorbente. Suele ir acompañada de un cubo donde se humedece antes de restregarla contra la superficie a limpiar. Algunos cubos incluyen un escurridor, para quitar el exceso de agua y no saturar el suelo.”
Y os preguntareis que por qué escribo sobre tan práctico invento. La respuesta es sencilla, después de dos largos meses, esta semana he logrado utilizarlo de nuevo, mira por donde los asuntos domésticos van midiendo mi recuperación. La primera vez tardé en fregar el suelo de la cocina unos 30 minutos, un récord de velocidad inimaginable. La operación es curiosa, casi estravagante. Como ya logro mantenerme en pie sin ayuda de las muletas, pero sin poder dar un paso aún, la cosa consiste en llevar el cubo con el trapeador y el agua con detergente a empujones, para ello es aconsejable disponer de un cubo con ruedas. Al llegar a la cocina, apalancamos las muletas en un sitio seguro y accesible, cogemos a continuación la mopa por el palo, la mojamos en el liquido limpiador y la escurrimos. A continuación, con la pierna izquierda bien asentada en el suelo y la derecha tan sólo apoyada un 30 por ciento aproximadamente, restregamos el mocho contra el suelo y reculamos poco a poco, mediante movimientos circulares de la pierna buena, a fin de ir abarcando todo el espacio. De vez en cuando hay que parar para escurrir el coleto o a empujones apartar de nuevo el balde, para esto último nos ayudaremos con las muletas y una vez llevado el lampazo a lugar deseado, dejaremos aquellas en un sitio de fácil acceso. Repetiremos estas operaciones las veces necesarias hasta dejar el gres reluciente. Terminada la operación y dado el tiempo transcurrido en el esfuerzo, nos tumbaremos en el sofá con los pies en alto y esperaremos a que seque mirando el techo o leyendo algún libro.
Me despido esperando que la maniobra haya quedado bien aclarada y sea, como el fútbol, de interés general y llegue a aparecer en una futura enciclopedia práctica de situaciones ridículas.
Nota: No está recomendada para impacientes o gente presa de un ataque de nervios. Abstenerse curiosos y amantes de no hacer nada.

martes, 23 de febrero de 2010

Cuentos encadenados 13: El gran depredador

Un ejemplo a seguir son los peces asociados en cardúmenes, un comportamiento de agregación de animales de similar tamaño y de orientación, generalmente cruzándose en la misma dirección. Esta conducta les reporta grandes beneficios, defensa contra los depredadores, pues mejora su detección y diluye la posibilidad de captura; facilidad para la obtención de alimento; mayor sociabilidad y con ello posibilidades de procrearse . Otra medida beneficiosa de la agrupación en cardúmenes es el incremento de la eficiencia hidrodinámica muy útil para los peces migratorios."
Quien había escrito esto se había olvidado del gran depredador, aquél al que ninguna estrategia ha logrado vencer. Dejó los libros sobre la mesa, salió a tomar el aire, la biblioteca olía a humedad y le dolía la cabeza.
Quizás los peces fueran un ejemplo, pero el estaba sólo, no tenía grupo ni dirección. De día, en la biblioteca, escarbando entre viejos volúmenes mundos alternativos con los que soñar. De noche, en un viejo piso, soñaba con esos paraísos perdidos e inalcanzables.
El gran depredador era insaciable, las sardinas se estaban extinguiendo a pesar de su estrategia milenaria, tan eficaz en otra época, y él y otros miles o millones como él, desperdigados y enajenados, acabarían engullidos, abducidos o desintegrados por ese paisaje totalizador, liquido, brillante e idiotizador llamado capitalismo.
Regresó a la mesa, a los libros de botánica y zoología, a sus sueños. Eran las 6 de la tarde, le quedaban tres horas y debía de aprovechar cada minuto.

Proceso de elaboración

Todas las mañanas, se ha convertido en una costumbre, abro el correo aúnque no todos los días hay mensajes, lo sé. Después repaso por encima los periódicos, leo los blogs que me interesan y por último echo un vistazo al mío, se que no ha cambiado desde la última vez, pero no puedo evitarlo. Repaso las entradas más recientes, siempre encuentro algo que corregir, algunos artículos los habré corregido 10 o 15 veces, es un ejercicio para pulir el lenguaje, para aprender, un ritual que me ayuda a pensar.
A veces pierdo horas consultando diccionarios, buscando la palabra precisa y de repente estalla en mis manos y vuela a mi alrededor, la idea me seduce e intento cazarla, clavarla con un lápiz sobre un papel usado. Luego le aplico, con OpenOfficce, el producto adecuado para fijarla, para pulirla, para transformarla en algo leíble o legible que mas da. Acabada la operación la dejo reposar, que tome aire, a veces una hora, dos, a veces un día. Más tarde vendrá copiar y pegar sobre el blog y al día siguiente, como algo obligado, la repasaré, corregiré, cambiaré y volveré a repasar.
Todas las mañanas vuelvo al mismo rito, abro el correo, repaso la prensa, leo los blogs de rigor y, por último, corrijo mis últimos textos. Un día, me darán el alta, todo cambiará, sonará el despertador a las 5 y volveré al trabajo, a la falta de tiempo, a la falta de lectura, a la rutina que me alimenta. Llevo dos meses de baja, 60 dias apartado, 1.440 horas sin premura, 86.400 minutos deambulando entre libros y tareas domésticas, 5.184.000 segundos atrapado en un paréntesis ocioso y, mira por donde, le he ido cogiendo gusto.

domingo, 21 de febrero de 2010

Desayunos

Abres los ojos, te desperezas, te estiras debajo de las sabanas. La luz invade la habitación y aunque nublado el día reclama actividad. Te levantas, te lavas la cara o te duchas, bebes un vaso de agua y con tranquilidad, sin prisas, te sientas, mientras escuchas la radio, ante una jugosa tarta de almendra, un refrescante zumo de naranja y un chocolate negro y algo picante.
Dicen que el desayuno debe ser una de las principales comida del día y quizás por ello no todo es café y tostada a esa horas. Hay desayunos monótonos, grasientos, copiosos, desatascantes, clásicos, minimalistas, caprichosos, adelgazantes, sabrosos, frios, exóticos, abundantes, raros, excesivos, templados, estresantes, escasos, tranquilos, inocuos, calientes e inquietantes. Hay desayunos, hay tiempo, hay ganas, hay lugares.
Desde hace años me gusta cuidarlo, (sobre todo desde que sigo algunas consignas, no todas, del doctor Seignalet). Práctico al menos cuatro tipos de desayuno, que podríamos catalogar como: Desayuno rutinario, (plato repleto de plátano, kiwi, nueces, cacao y arroz inflado, todo bien regado de batido de soja). Desayuno especial, ( plato con plátano, mandarinas, nueces y miel, acompañado por tortas de arroz con jamón ibérico y un vaso de batido de soja fresco). Desayuno azaroso, (cuando por azar queda de la noche anterior algo de tortilla, la acompaño de kiwi, plátano y tomate, con tortas de arroz impregnadas en crema de cacahuete y un vaso de batido de soja ). Y por último el desayuno esporádico, suele ocurrir cuando viajo a Almería. Nos levantamos temprano y nos dirigimos al Alquián, partida rural cercana a la ciudad, allí hay una churrería con forma de quiosco, es domingo y se respira calma, nos ponemos a la cola y cuando nos toca pedimos una rueda de 2 euros, la rueda equivale a unas 5 o 6 raciones normales. En frente, hay una cafetería, entramos, cogemos una mesa, pedimos dos cafés con leche y unos azucarillos, y rodeados de otras mesas con su rueda de churros en el centro, damos cuenta de la nuestra. Al terminar recogemos las sobras y las depositamos en el contenedor, mientras pagamos los cafés clientes nuevos entran llevando churros y ocupan las mesas vacías.
No hace frío, es una mañana soleada de invierno, al salir a la calle, la churrera sigue trabajando, la cola no ha desaparecido se renueva continuamente. Son las nueve y apetece un paseo por el mercado o por la playa

jueves, 18 de febrero de 2010

El paisaje y la luz 36 - Alicante, Barranc de L´Arc

El paisaje y la luz 35 - Alicante, Barranc de L´Arc

El paisaje y la luz 34 - Alicante, Barranc de L´Arc

miércoles, 17 de febrero de 2010

Cuentos encadenados 12: Vida ejemplar

El futuro era claro y diáfano... más bien transparente.
Terminará la carrera de Economía o de Derecho, o quizás las dos . Se casará con la novia de toda la vida. Trabajará en la empresa del padre de ella. Vivirá en un chalet con piscina y pista de padel. Tendrá dos hijos, la parejita por supuesto. Los domingos reunirá a los amigos alrededor de una barbacoa. Viajará todos los veranos a Miami o a Santo Domingo. Jugará, los sábados por la mañana, al golf con su suegro. A los 35 será socio de la empresa. A los 40 tendrá una o dos amantes y el colesterol por las nubes, cosas de la buena vida. A los 45 dirigirá el consejo de administración y llevará a cabo una reestructuración que mandará al paro a cientos de empleados. A los 50 poseerá una fortuna oculta en algún paraíso fiscal, “los impuestos sólo los pagan los lelos” será su lema. A los 55, amparado en un plan de expansión e internacionalización, cerrará los talleres y los trasladará a algún país lejano de bajo costo laboral. A los 60 será nombrado empresario del año y gran creador de riqueza. A los 65 patrocinará una fundación de ayuda a los pobres y una campaña por el desmantelamiento del sistema público de pensiones por caduco e injusto. A los 70 recibirá, por orden del congreso, la medalla de oro y brillantes en honor a toda una trayectoria. A los 75 morirá, donando el 1% de su riqueza a una ONG.
Un año después aparecerá en los libros de texto como el español del siglo y un ejemplo a seguir.

martes, 16 de febrero de 2010

Cuentos encadenados 11: Manipulación

El tiempo se parará y por fin reinará el silencio”. En miles de móviles timbró al unísono este mensaje. Todas las televisiones y radios se despertaron con el mismo anuncio. Las ciudades amanecieron plomizas e invadidas de carteles con idéntico eslogan. ¿Qué ocurría? se preguntaba la gente, nadie sabia la respuesta. Miles de conjeturas, teorías, hipótesis y supuestos sobrevolaban las conversaciones en bares, oficinas y supermercados. Las colas en las gasolineras se hacían interminables. Las tiendas de alimentación agotaban las existencias. Las pilas, velas y lamparas de carburo eran objetos codiciados. Fueron horas de desconcierto, horas de caos e incertidumbre. Muchos huyeron de la ciudad y se refugiaron en el campo, otros aprovecharon la situación para saldar cuentas pendientes. Hubo saqueos, atracos e incendios provocados. Hubo manifestaciones, altercados y piquetes de defensa armados hasta los dientes. La policía se vió desbordada, el gobierno incapaz de controlar la situación movilizó al ejercito. Al anochecer, el toque de queda dejó desiertas las calles.
Y el sol brillará en un día esplendido”. La gente se despertó al son de esta frase repetida continuamente por altavoces, radios y televisores. Era una mañana radiante, una mañana soleada de invierno en la que apetecía pasear. Fue decretado día de fiesta oficial, las multitudes, alegres y despreocupadas, deambularon por plazas y bulevares, por parques y jardines. Recorrieron paseos y alamedas. Disfrutaron del sol y del asueto merecido.
Habían superado la amenaza, el miedo se había esfumado, la vida reverdecía... el futuro era claro y diáfano.

El paisaje y la luz 33 - Alicante, al pie del Divino

El paisaje y la luz 32 - Alicante, al pie del Divino

El paisaje y la luz 31 - Alicante, al pie del Divino

lunes, 15 de febrero de 2010

Reescribir la Historia o la débil memoria de la derecha

Han luchado a capa y espada contra el adoctrinamiento que, según ellos, era la asignatura de Educación para la Ciudadanía. Llegaron al esperpento con la sutil idea de darla en ingles. Se superaron así mismos con el rechazo del ordenador escolar, argumentando la peregrina idea de que producía miopía. Cuadraron el circulo con el contrato ciudadano a inmigrantes y ahora nos presentan el manual para inmigrantes, mediante el cual no adoctrinaran, eso solo lo hace la izquierda, sino que educaran en la verdadera historia que todo el que llegue a la Comunitat Valenciana debe de saber:
(La historia de la Comunitat Valenciana que conocerán en las 14 páginas de recorrido desde la prehistoria hasta la actualidad ofrece una visión bastante dulce del franquismo, al que en ese apartado ni siquiera se califica como dictadura, si bien en el capítulo sobre la historia de España se habla una vez de "régimen dictatorial". "De 1939 a 1975 se instaura un período conocido como Franquismo", explica el texto. Por contra, el retrato de la II República resulta tan escueto como sanguinario. En los 19 centímetros cuadrados que ocupa la foto de cinco líneas sobre el lustro republicano se habla de "quema de edifícios religiosos y asesinatos, especialmente durante el año 1936". "Culminaron con la guerra civil española", agrega, sin hacer la más minima referencia al alzamiento golpista del 18 de julio... ...La Guerra Civil se liquida en cinco renglones y del franquismo se dice que pasó "por diversas etapas, una larga de hambre conocida como postguerra, otra de apertura internacional, la más importante de desarollo económico y, finalmente, el tardofranquismo, en el que existieron numerosas movilizaciones para ampliar -sic- las libertades políticas". Como si ya existieran durante la dictadura.) INFORMACIÓN 30-1-2010
(Para el Gobierno valenciano de Francisco Camps, PP, la II República fue sólo una época de "quema de edifícios religiosos y asesinatos". Y el franquismo fue un periodo que pasó por diversas etapas, entre las cuales no hay un Golpe de Estado ni una dictadura posterior. Estas dos ideas aparecen en un resumen de la historia de España y la Comunidad Valenciana recogido en un manual de acogida para inmigrantes editado por la Generalitat. La oposición y entidades de Memoria Histórica han mostrado ya su indignación.) Público 13-2-2010
Ante tanta desfachatez, ante tanto cinismo, ante tanta desvergüenza y manipulación, uno se queda perplejo, no sabe que hacer...cualquier día de estos instauran como verdad incuestionable que el sol gira alrededor de la tierra y se quedan tan panchos...
Nota: He buscado referencias a la noticia en periódicos de derechas como, Las Provincias, El Mundo o ABC, y no he encontrado nada... Quizás ni sus medios encuentran justificación a tanto dislate.

Momento absurdo. (Relato)

(En respuesta a mi amigo Cipri por el relato de humor negro dedicado a mí en su blog "a desproposito". Un saludo)

Se despertó de madrugada con una sensación de vacío en la pierna derecha. Dos meses con escayola deben de adormecer la sensibilidad, pensó sin atreverse a mirar hacia abajo. Quizás sea la resaca, anoche me pase un poco con el vino. Tal vez esto sea una alucinación, una mala pesadilla fruto de una cena copiosa. Miró al techo, seguía en su sitio la mancha de humedad fruto de las últimas lluvias. Se palpó la cara y todo parecía en orden. Se incorporó y observo en el suelo la escayola, ¡Bingo!, se le había roto el yeso y al haberse acostumbrado a su peso notaba ahora la ausencia. Un leve ruido en el pasillo llamo su atención, se incorporó un poco más y estiró la cabeza para poder averiguar que ocurría fuera de la habitación, lo que percibió le provoco cierto desconcierto, bastante desasosiego y por que no decirlo, algo de miedo. No tenía que perder los nervios, esto sólo era mal sueño, fruto de un largo encierro y demasiadas lecturas. Se tomó un somnífero, por la mañana vería las cosas de otra manera... mientras esperaba el efecto de la pastilla creyó ver a su pie derecho buscando la zapatilla debajo de la cama. Definitivamente algo de la cena estaba en mal estado.

sábado, 13 de febrero de 2010

El paisaje y la luz 30 - Alicante, Barranc del Xarquet

El paisaje y la luz 29 - Alicante, Barranc del Xarquet

El paisaje y la luz 28 - Alicante, Barranc del Xarquet

viernes, 12 de febrero de 2010

Balance o segunda presentación

Hace casi tres meses que inicie esta mini aventura, que como bien describe su titulo, puede ser algo inoportuna y estar fuera del tiempo. Tengo 50 años y llevo una vida corriente. Soy tranquilo, disperso y poco dado a las grandes expresiones. Tímido y reservado por lo que algunos me tachan de frío. Me gusta leer, aunque no soy muy buen lector. Me gusta escribir, pero me falta oficio. Me gusta la fotografía sin llegar a ser fotógrafo. Me gusta perderme por la montaña sin pasar de senderista. Me considero republicano, no obstante me caen mejor algunos monárquicos que muchos que defienden la tricolor, cosas que ocurren. Me gusta la charla con los amigos en dosis pequeñas, las multitudes me diluyen... Mas volvamos al principio que perderse en divagaciones no aclara nada y alguna aclaración pretendo con estas letras.
Este blog , en un principio una incógnita, ha ido estructurándose día a día. Está dividido en tres bloques temáticos bien diferenciados: Por un lado fotografías, de las muchas que tengo, agrupadas por temas, esta claro que hasta ahora me ha interesado sobre todo el paisaje. Otro grupo lo forman los cuentos entrelazados, los de encadenarlos fue un recurso que escogí para obligarme, una muleta para ayudarme que cualquier día dejaré de utilizar. Y como tercer espacio tenemos las reflexiones, comentarios o exabruptos relacionados con la actualidad y la vida en general. Todo ello mezclado, amasado con lentitud y colgado aquí para vuestra critica o aplauso. Quizás dentro de tres meses el esquema haya cambiado, ¿quién sabe?, pero por el momento es lo que hay y ya es algo, pues aunque corto, no pensaba que llegaría tan lejos. Un saludo

jueves, 11 de febrero de 2010

Cuentos encadenados 10: Enajenación

¡Y poder al fin descansar!, gritaba a pleno pulmón mientras arrojaba por la ventana el despertador, los móviles, la radio, el televisor y todo aparato eléctrico o mecánico que pudiera medir el tiempo o alterar el silencio.
Eso es lo que buscaba, escapar del tiempo y sus premuras y habitar el silencio, ese espacio etéreo donde nada ocurre.
Cuando acabó con los electrodomésticos, siguió con los muebles, los objetos de decoración, los libros, los discos, la vajilla, las alfombras, la ropa de cama y la ropa de vestir. Todo alteraba su proyecto, su deseo de paz y tranquilidad.
Luego vinieron los cuadros, los azulejos, el pavimento, los grifos, el lavabo, el water, el bidé, la bañera, el fregadero y hasta los cables de la luz. El piso se encontraba diáfano, desnudo, había tirado hasta la cristalera, hasta las ventanas, hasta las persianas, hasta la escayola y hasta los tabiques... lo habia tirado todo, absolutamente todo, pero el ruido y el tiempo seguían allí aposentados.
Se asomó a la ventana y vio todas sus cosas, toda su vida convertida en una montaña de escombros. Se incorporó un poco más y se dejo caer, eran tan sólo 50 metros y... "el tiempo se parará y por fin reinará el silencio."

miércoles, 10 de febrero de 2010

El paisaje y la luz 27 - Alicante, la Huerta: esperando una recalificación

El paisaje y la luz 26 - Alicante, la Huerta: esperando una recalificación

El paisaje y la luz 25 - Alicante, la Huerta: esperando una recalificación

¡¡¡VIVAN LAS CADENAS!!!

El franquismo no se toca, es como el rey: IRRESPONSABLE. La ley de la memoria histórica va a quedar en una floritura de salón, en un juego de esgrima sin mayor trascendencia. Garzón debió intuirlo y, o por su afán justiciero o de notoriedad, solo él lo sabe, cometió el error de querer impedirlo.
Aquellos que le aplaudieron, cuando investigó sólo el gal que afectaba a los socialistas, no tardaron en reaccionar y ponerse a la faena, había que desempolvar la camisa azul y la boina requeté , no podía tolerarse que “la una, grande y libre” pudiera ser sentada en el banquillo.
La ejemplar transición que nos vendieron fue un camelo, que dejó a jueces y curas sin depurar y ahora se han convertido en la principal arma del inmovilismo y de la vuelta a las esencias patrias. Por todo ello, como en el regreso de Fernando VII al poder, gritemos al unisono: ¡¡¡VIVAN LAS CADENAS!!!

martes, 9 de febrero de 2010

Cuentos encadenados 9: La espera

Le esperaba en la cocina su desayuno preferido. Eran las 8 de la mañana de un día luminoso. Por fin la lluvia y el viento iban a dar un descanso a sus nervios.

Después de desayunar salió a la calle, hacia semanas que no lo hacia. De carácter débil y huidizo, no le gustaba el bullicio de la ciudad, pero hoy era día 2 y tenía que ir a cobrar el cheque que puntualmente recibía, a primeros de mes, desde hacía varios años.

Los mismos que llevaba atrapado en ese barrio residencial aséptico y anodino. Los mismos que habitaba en esa falsa identidad que no le proporcionaba la seguridad anunciada. Los mismos años monótonos y tristes en los que la televisión era su refugio. Los mismos que había dedicado a imaginar como sería el momento en que lo descubrieran. El mismo espacio de tiempo que llevaba deseando que llegara ese instante y poder al fin descansar.

sábado, 6 de febrero de 2010

El paisaje y la luz 24 - Alicante, Clot de Galvany

El paisaje y la luz 23 - Alicante, Clot de Galvany

El paisaje y la luz 22 - Alicante, Clot de Galvany

De pensiones y otras tragedias

No es la primera vez que las pensiones salen a la palestra, es un debate viejo que a los neoliberales de pro les encanta sacar a colación adornado de cataclismos y otras tragedias (“Ojalá los socialistas hubiesen tenido razón cuando decían que el PP acabaría con las pensiones públicas, porque eso es precisamente lo que necesitamos para generar algo de seguridad social. Lo que debería dar miedo a cualquier persona que analice el sistema de pensiones estatal es pensar que unos y otros sigan imponiéndonos a la fuerza y durante más tiempo un sistema de reparto bien parecido a una estafa piramidal. Da miedo el sistema público y da miedo saber que no hay partido ni político en este país que abogue abiertamente por dar libertad de elección a los ciudadanos sobre el modelo de pensiones que quiere para su jubilación.” Gabriel Calzada en Libertad Digital).
Frente a un sistema de reparto, en el que prima la solidaridad, yo trabajo para pagar la pensión de mis padres con la confianza de que mis hijos trabajen para la mía, abogan por el sálvese quien pueda y el que no pueda al hoyo, opción defendida por el sistema individualista de capitalización, pero ojo, que este falla más que una escopeta de feria y lo únicos que tienen asegurados los beneficios son los bancos y las compañías aseguradoras que los gestionan. (”A diferencia de hace unos años, hoy el sistema previsional de capitalización individual no representa sólo un riesgo futuro, sino que es un accidente inminente y, en algunos casos, ya presente. La privatización de la previsión -combinada con la desprotección laboral- está conduciendo a los futuros jubilados y ancianos a la indigencia. Si consideramos que las expectativas de vida en Chile son las más altas de Latinoamérica y la existencia de una baja tasa de natalidad, tenemos una creciente y empobrecida futura población de la tercera edad, de la que el Estado tarde o temprano tendrá que hacerse cargo.” Fondos de pensiones en chile. Un problema de fondo - Paul Walder 28-01-05 Aporrea.org ) o también (“A 24 años de su ejercicio, las AFP, no han logrado posesionarse dentro del rol para el cual fueron creadas, siendo muy lucrativas para sus dueños, pero no para los jubilados, considerando que la mayor parte de pensionados siguen bajo el alero del Estado. Lo cual hace muy curioso, que este modelo de previsión sea exportado al mundo, sin ser probado en su real magnitud y siendo comprobadas sus falencias.mas adelante encontramos: “En estos días, donde el sistema de AFP ha pasado a cuestionamiento público, uno se pregunta por que, después de 24 años se generan estos cuestionamientos. Lo cual se explica a través de las expectativas planteadas por las AFP desde su implementación en 1981, su mayor aporte era las altas ganancias prometidas en una buena suma mensual para la jubilación del trabajador, renta ganada gracias a la capitalización individual, poniendo en mano de los afiliados la responsabilidad de preocuparse de sus fondos a la hora del retiro, y a la administración privada que haría crecer estos montos. Lamentablemente, esto no resultó así, según la Superintendencia de AFP al menos 40% de los afiliados no logrará financiar una pensión mínima (cerca de 78 mil pesos chilenos) y requerirá apoyo estatal. En suma a este porcentaje, el Ministro del Trabajo ha informado que la jubilación promedio está llegando a sólo unos 120 mil pesos, cifra mucho menos a las expectativas prometidas.” Administradoras de Fondos de Pensión en Chile: La Trasnacionalización de la Previsión.Una visión previa a la Comisión Marcel- René Fernández Montt y Karina León Leiva http://www.eumed.net/cursecon/ecolat/cl/fmll.htm )
El problema es que este “run run” de la libertad de elección, del individualismo va calando, por eso análisis como los del profesor Viçen Navarro, son de agradecer. En su articulo publicado el pasado 4-2-2010 en el periódico PUBLICO, Titulado, “Una vez mas las pensiones” podemos leer:“Una vez más estamos viendo una avalancha liberal alarmando a la población diciéndole que el sistema de pensiones no es sostenible y tiene que sufrir cambios profundos que significan, todos ellos, una disminución de las pensiones. En el intenta desmontar muchos de los falsos problemas del sistema de reparto como: el crecimiento de la esperanza de vida, el retraso de los jovenes en su incorporación al mercado laboral, la reducción de la población activa. A la vez que rechazar que el retraso obligatorio de la jubilación sea una reforma necesaria. Para acabar afirmando que: “La viabilidad de las pensiones no es un tema demográfico ni tampoco económico. Es única y exclusivamente político.
También aconsejo leer otro articulo del mismo autor publicado en la revista digital SISTEMA el día 5-2-2010 bajo el titulo de: “Los errores del determinismo demográfico: el caso de las pensiones”. Ambos artículos podéis encontrarlos en la siguiente página: http://www.vnavarro.org/

viernes, 5 de febrero de 2010

El paisaje y la luz 21 - Alicante, playa del Carabasí

El paisaje y la luz 20 - Alicante, playa del Carabasí

El paisaje y la luz 19 - Alicante, Playa del Carabasí

Sobre la crisis y otros pasteles

Sí uno lee los periódicos o escucha las noticias en los últimos días, solo vislumbra el caos, el apocalipsis, la hecatombe... Los buitres neoliberales, causantes al 99% de la crisis, están preparados para comerse la carroña de un gobierno torpe, que a base de vaivenes y mala comunicación está sirviendo en bandeja a la derecha la vuelta al poder y la etiqueta de buenos gestores.
Dicen algunos que las crisis las provoca la derecha y las gestiona la izquierda, (esta izquierda entre comillas llamada PSOE) y algo de cierto hay en el dicho. Durante unos años hemos vivido en el “país de las maravillas”, todo a base de: primero vender las empresas públicas y desmantelar la capacidad del estado para intervenir en la economía, y segundo estructurar ésta alrededor de la construcción desmedida, el turismo barato y los grandes eventos que sólo dejan pérdidas. Aderezado todo de especulación, robo y pillaje, nos dio una tarta con mucha levadura y poca harina que al primer contratiempo se ha desinflado. Lo peor es que los mismos reposteros de tan hueco pastel vengan ahora a dar lecciones de masa bien fermentada y cocción a fuego lento. Si pudiera los cocería en sus propias recetas, pero me temo que van a ser ellos los que nos cuezan a nosotros.

jueves, 4 de febrero de 2010

El paisaje y la luz 18 - Alicante, rio Polop de Alcoi

El paisaje y la luz 17 - Alicante, rio Polop de Alcoi

El paisaje y la luz 16 - Alicante, rio Polop de Alcoi

Cuentos encadenados 8: La llamada

Mientras pensaba en un café caliente y una ración de tarta sonó el teléfono. Hacia días que no sonaba, mejor dicho, hacia semanas que no se oía ni el timbre de la puerta, era una persona poco sociable y rara vez se reparaba en su ausencia. Pensó en no cogerlo, lo más seguro era alguien que se había equivocado, ¿y si no fuera un error?, ¿quién podría a estas horas acordarse de él?, el teléfono seguía sonando. ¿Un compañero de la oficina invitándolo a ir al cine o al fútbol?, imposible todos sabían que a él no le gustaba salir, el teléfono insistía nuevamente. ¿Su hermana pidiéndole que fuera a comer el domingo?, le extrañaba esa posibilidad después de lo ocurrido la última vez que estuvo en su casa. ¿ Y si fuera algún desesperado, necesitado de hablar , de ser escuchado, que hubiera marcado su número al azar?, para eso estaba el teléfono de la esperanza, la gente no debería molestar a los demás con sus preocupaciones...
El teléfono seguía y seguía, y él enfrente pensando alguna razón por la que lo debería descolgar . Sonó diez, once, doce veces y cuando dejó de sonar el ruido de la cafetera le recordó que le esperaba en la cocina su desayuno preferido.