"...Quien siempre sabe a donde va nunca llega a ninguna parte, y que sólo se sabe lo que se quiere decir cuando ya se ha dicho."
(Javier Cercas, La velocidad de la Luz)

miércoles, 1 de junio de 2011

Relatos de un asesino 4. Justificación y método

Después de un tiempo dedicado a este oficio, no puedo quejarme, hago lo que algunos desean pero no se atreven, pagan por ello y eso me permite vivir holgadamente. Soy algo metódico y como ya saben me gusta improvisar solo lo justo, lo imprescindible. Con el tiempo se que llegaré a ser verdadero profesional, frío y sin subidas de adrenalina en la ejecución. Para ello me adiestro en el acto puro, seco, sin adornos; ausente de emoción, libre de estridencias, vacío de intención. Nada de disparos que alteren la melodía. Nada de bolígrafos, llaves u objetos que trasmitan falta de oficio. La navaja es el instrumento, la herramienta adecuada. Un golpe preciso, un corte limpio, sin huella. Una respuesta sin pregunta, la presa no tiene tiempo a plantearla. Es la muerte silenciosa que acoge a la victima sin más razón que un precio tasado y no hay que darle más vueltas

1 comentario:

  1. Interesante tema de verdad que he aprendido mucho y no sabia de ello

    ResponderEliminar